Las Merindades

Las Merindades

Sensaciones por descubrir
Mis favoritos
Burgos Origen y Destino
Tipo de ruta
  • De senderos De senderos
  • Dificultad Difícil Difícil
  • Recorrido IDA-VUELTA IDA-VUELTA
  • Distancia Distancia 11.00 km
  • Tiempo estimado Medio día 3 horas
  • Señalizada Si Si
  • Desnivel de subida Desnivel de subida 880.00 m
  • Desnivel de bajada Desnivel de bajada 880.00 m
Cómo llegar

A los pies del impresionante Humión se estableció un pequeño monasterio en el marco del incipiente proceso de La Repoblación focalizado desde Valpuesta. Los documentos lo citan por primera vez en el año 871 bajo la advocación de San Juan.
El lugar parece elegido como si en el fondo latiese una secreta admiración hacia la montaña o un culto precristiano que la sacralizase.
La contemplación del Monte Humión desde el pequeño otero donde se alzan los restos de la iglesia de Orbañanos pone de manifiesto la magnitud del paisaje ante el que nos encontramos. Y no solo es el Humión; por el este lo da continuidad el Flor, el inmenso desfiladero de Sobrón y más allá, al norte, la sierra de Árcena señala la continuidad de una montaña que sin duda es la gran protagonista de este Parque Natural.
Claves para no perderse:
Para iniciar la ascensión desde el pueblo de Orbañanos conviene partir desde la última casa del pueblo, en la parte superior del mismo, junto al cementerio.
Inicialmente, el camino, que se dirige hacia la sierra, pasa junto al depósito de agua del pueblo y por los restos de una antigua tejera.
Pronto llega uno de los puntos más proclives al despiste, y es que es preciso girar a la izquierda para tomar una senda que asciende paralela a un pequeño cordal, junto a un segundo depósito de agua.
En apenas 5 minutos, el sendero alcanza el lugar conocido como  La Piedra de Arena donde después de girar a la derecha se encaja entre la vegetación y con nitidez atraviesa el hayedo de Los Campos y alcanza el Portillo Jarrilla, entre el Humión y el pico Flor. A partir de ese punto el sendero deja de estar señalizado como PR.
En esta zona la senda desaparece como tal y es preciso subir hasta el cordal intuitivamente. Este tramo se encuentra jalonado por hitos  montañeros pero en cualquier caso es preciso fijarse bien en el punto de retorno por si la señalización sufriera desperfectos.
La cumbre está presidida por una cruz de hierro, las vistas de los Montes Obarenes son excelentes: al norte, al otro lado del valle de Tobalina, la Sierra de Arcena y al sur, el corazón de los Montes Obarenes, con Cubilla en el fondo del valle, a nuestros pies.

Descarga la ruta

Mapa

Información práctica