Cargando...
LAS MERINDADES RUTAS POR LA COMARCA
RUTAS POR LA COMARCA

Debido a los numerosos recursos turísticos, tanto naturales como culturales, hemos ordenado y unido diferentes puntos de interés, elaborando 5 propuestas de itinerarios, recomendados para sumergirnos en el preciado entorno que nos rodea.

Estas cinco rutas están ideadas para utilizar un vehículo y disfrutar de una completa y larga jornada, por lo que hay que pensar en repostar carburante y buscar un lugar para comer. También incluyen algunos recorridos a pie por lo que se recomienda llevar calzado adecuado.
Su variado contenido nos permitirá conocer más a fondo la comarca y disfrutar de paisajes, conjuntos históricos, ríos, valles, castillos, dólmenes, pueblos, monasterios, bosques, puentes, iglesias románicas, casonas, espacios naturales, tradiciones, calzadas, fauna, etc...

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Su sentido circular permite comenzar y finalizar el recorrido en el punto que convenga. Incluso aquellos que se aburran con algunas propuestas o no dispongan del tiempo necesario, pueden saltarse varias visitas o utilizar los atajos dejando el resto de la ruta para el resto de la jornada.

Salvo que actué algún incivilizado o los amigos de lo ajeno, en cada punto propuesto podremos encontrar un pequeño panel informativo que nos ayudará a conocer cada lugar.

A lo largo del recorrido existen algunos tramos que se encuentran con el firme en mal estado, por lo que se recomienda tomarlo con calma o saltarse la visita. También se deberá tomar la debida precaución en los cruces y desvíos de las carreteras más concurridas. No proponemos visitas al interior ya que en numerosas ocasiones se trata de edificios privados. En los edificios religiosos, las visitas se limitan a las horas de culto.


TRAS LAS HUELLAS DE NUESTROS ANTEPASADOS

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Esta ruta no acercará a algunos de los lugares más emblemáticos de la comarca de Las Merindades, como Puentedey, Ojo Guareña o el entorno pasiego.

La ruta, que parte de Villarcayo, nos adentra en el Valle del Nela y en la Cordillera Cantábrica.
Después de una jornada y tras recorrer cerca de 135 km., nos será difícil olvidar el encanto de los parajes que hemos visitado.
En Villarcayo visitaremos la Plaza Mayor, el paraje del Soto, las casas blasonadas de la Calle Santa Marina y el Monasterio de Santa María la Real de Vileña.

Salazar es un bello conjunto caracterizado por sus palacios, casonas y torres. Junto a ellos, una arquitectura popular digna de mención.
Nos acercamos a Escaño por una mala carretera (podemos llegar por Cigüenza) para admirar su esbelta iglesia románica.

En Nela nos sorprenderá el bello escenario natural modelado por el rio. Junto a la ermita de Sobrepeña: una fabulosa panorámica.

Los vecinos de Quintanilla Valdebodres han sabido preservar la arquitectura tradicional. Salto de la Mea.

El rio Nela ha empleado miles de años para horadar la roca caliza y modelar este lugar único: Puentedey.

Sobre el impresionante puente natural se emplaza parte del caserío del núcleo, el palacio y la iglesia.

El arroyo se adentra en el hayedo, camino de Leva, buen lugar para disfrutar del bosque.

El Torreón de los Velasco domina la silueta de Cidad.

Camino de Busnela, población abandonada cercana al nacimiento del Nela, se localiza un antiguo dolmen.

En túnel de la Engaña, con casi 7 kilómetros y considerado entre los mas largos de Europa comunicaba Burgos con el cántabro Valle del Pas. Hoy abandonado y hundido, es la mejor muestra del olvido de nuestras tierras.

Entrambosrios, al igual que otros pequeños núcleos de la Merindad de Sotoscueva, es un claro ejemplo de integración en un paisaje ganadero.

En este privilegiado entorno no podemos olvidar un espacio: Ojo Guareña. Este complejo de cavidades, con cerca de 100 km. de longitud, es hoy un Espacio Natural Protegido. La Ermita de san Bernabé contiene en su interior una buena colección de originales pinturas murales. Bajo ella, el rio Guareña, modelador de cuevas y galerías, se adentra en las entrañas de este complejo.

En torno a la torre de los Velasco, se extienden las solidas casonas de la población de Quisicedo.

Quintanilla del Rebollar es uno de esos núcleos que han cuidado mucho sus construcciones.

Si el itinerario es demasiado largo, podremos emprender el regreso por Cornejo, quedando el resto pendiente para otra jornada. Allí el cauce seco del Trema deja solidas casas en sus orillas.

Desde la carretera a Villarcayo, un desvío nos acercará a Butrera. Su iglesia es uno de lo tesoros del románico comarcal.

En torno a la Plaza de Sancho García se estructura la villa de Espinosa de los Monteros. Conserva interesantes edificaciones defensivas, residenciales y religiosas. El Castillo de los Velasco o el Palacio de los Chiloeches son solo una muestra de lo que encierra su interior.

Las Machorras es el centro de una forma de vida, en peligro de extinción, basada en la ganadería. Fiesta de las Nieves: 5 de agosto.

Si aun se dispone de tiempo, recomendamos ascender a uno de los puertos, por ejemplo Lunada. El paisaje tiene un gran encanto: cabañas, pastizales y bosques se mezclan en este preciado entorno. De regreso a Villarcayo, podemos detenernos en Gayangos, pequeña localidad ganadera de Montija. Las cercanas lagunas son un reclamo para los amantes de la avifauna.

 



LA FUERZA DEL EBRO

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El rio Ebro es el principal modelador del contrastado paisaje de la comarca. Su curso y el de sus afluentes han dado origen a un largo numero de valles, desfiladeros, barrancos y bellos saltos de agua. La acción humana también ha contribuido a modificar este espacio, con dólmenes, eremitorios, casonas, torres, iglesias románicas y pintorescos pueblos.

En torno a la plaza mayor de Soncillo se estructura un conjunto urbano caracterizado por sus galerías acristaladas.

De camino al siguiente destino, dejamos a un lado las cuevas de Piscarciano y otras interesantes poblaciones.

Si lo deseamos, podemos caminar hacia las Palancas, un estrecho desfiladero próximo a Landraves.

Desde Consortes, armoniosa localidad del Valle de Manzanedo, se controla una excelente panorámica.

San Miguel de Cornezuelo se organiza a lo largo de una calle. Su iglesia románica exhibe una talla ejemplar.

El enigmático ermitorio de Argés se localiza junto a la carretera. Camino de Valdivielso pasamos cerca del monasterio de Rioseco, hoy inaccesible por su estado de ruina. Nos impresionará el desfiladero de los Hocinos.

La torre y la iglesia de Valdenoceda son un mero avance de los tesoros que guarda el monumental Valle de Valdivielso.

Desde el mirador de la Mazorra se contempla la mejor imagen del valle de Valdivielso: pequeños pueblos rodeados de frutales, bosques y bañados por el Ebro.

En Ahedo de Butrón nos aguarda un interesante conjunto popular y una bella iglesia románica.

Antes de Porquera de Butrón entre fincas de patatas, se encuentra en dolmen de la Cotorrita.

Tras descender el serpenteante puerto de la Eme, llegamos a Pesquera de Ebro. Este conjunto artístico está inmerso en los cañones del Ebro.

Tudanca de Ebro es un núcleo rural como los que ya no quedan, Rodeada por paraje único, el sabor popular está presente en sus calles.
El puente medieval de Villanueva Rampalay era vital para salvar el paso del caudaloso Ebro.

La carretera de Báscones está en mal estado. La alternativa puede ser Ailanes y Arreba. Crespos es un tranquilo y armonioso pueblo, con una compacta iglesia románica digna de una detenida visita.

Ahora tomaremos la N-623 hasta Cilleruelo de Bezana. Podemos regresar a Soncillo y dejar el resto para otro día.

Las casas tradicionales de Montejo de Bricia anuncian la proximidad de Cantabria.

Como otros cercanos núcleos de economía ganadera, Santa Gadea conserva una arquitectura popular que hereda los rasgos del modelo de casa cántabra. El Monte Hijedo está muy próximo.

Los dos barrios de Arija mantienen un claro contraste. Junto al embalse del Ebro se extienden largas playas de fina arena.

San Vicente de Villamezan destaca por su iglesia románica y su ermita.

Virtus conserva un caserío que destaca por su castillo, su iglesia y su bolera cubierta, una de las pocas de Burgos.

Pasamos de nuevo por Soncillo. En las proximidades del barrio de abajo de Villabáscones, inmerso en un tupido hayedo se encuentra el santo de las Pisas (cae agua en épocas de lluvias y deshielo). Deberemos caminar un rato para descubrir este mágico rincón.



LOS ORIGENES DE CASTILLA

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Nuestra jornada discurre por lugares donde es posible revivir el glorioso pasado de estas tierras, vinculadas al nacimiento del Condado de Castilla. Son obligadas las visitas al Monasterio de Oña , a la ciudad medieval de Frías , a los pequeños pueblos de los valles de Valdivielso y de Tobalina y a los yacimientos del entorno de Trespaderne . El Ebro, que modela un espectacular paisaje, que modela un espectacular paisaje, será nuestro compañero de viaje.

Partimos de Trespaderne. Los recientes hallazgos del Castillo de Tedeja o la necrópolis de la Peña pueden hacer cambiar los textos de los libros de historia.

La carretera de Nofuentes nos acerca a Mijangos, un conjunto medieval con buena arquitectura.

En el abrupto desfiladero de la Horadada se localizan la necrópolis de la Peña y el eremitorio de Tartales de Cilla.
El embalse de Cereceda es una entrada natural al Valle de Valdivielso. En ocasiones, los desprendimientos cortan el acceso a Tartales de los Montes. Impresiona su cascada.

Arroyo: buena muestra de la arquitectura popular y señorial de Valdivielso.

Entre las callejas medievales de la capital del Valle de Valdivielso, Quecedo, conviven en armonía palacios, casonas y casas populares.
El interesante núcleo rural de Puentearenas sobresale, ante todo, por la joya románica de San Pedro de Tejada, caracterizada por su unidad de estilo y su buen estado de conservación.

Las Torres de Quintana se mezclan con las casas populares del valle.

En el Almiñé, al antigua calzada de ascendía al páramo y que pasaba junto a su esbelta iglesia románica, se rodea por sólidas casas armeras.
En las calles estrechas y pendientes de Condado finaliza la visita al Valle de Valdivielso.

Después de atravesar el desfiladero del Oca llegamos a la Villa ducal de Oña. El Monasterio de San Salvador es vista obligada para quienes deseen remontarse al origen de Castilla.

Unos kilómetros nos separan de un espectacular paraje: los saltos del Molinar, en Tobera. La escena se completa con una ermita, un humilladero y un puente.

Parada obligada. El Castillo de los Velasco y la iglesia de San Vicente resaltan sobre la silueta de la ciudad medieval de Frías, núcleo de estrechas y empinadas calles y bellas casas. Sobre el Ebro, un puente medieval controlaba el acceso a uno de los conjuntos más bellos de España. Si la ruta se hace larga, podemos dejar el resto para otra jornada.

Valderrama es la capital de Partido de la Sierra en Tobalina.

Montejo de San Miguel es un armonioso conjunto popular.

La nueva ermita de San Roque, la Iglesia y una Torre destacan en Quintana Martin Galindez, capital del Valle de Tobalina.

Merece la pena acercarse al conjunto de Herrán. Este núcleo se emplaza junto a la antigua calzada que discurría paralela al curso del Purón y que comunicaba el Valle de Tobalina con el alavés Valle de Valderejo.

En un pinar cercano a Quintana María se encuentran varios enterramientos altomedievales excavados en la roca.

Cillaperlata, población a orillas del Ebro, conserva restos de su pasado histórico. Ahora regresaremos a Trespaderne pasando de nuevo junto a la necrópolis de la Peña.




EN BUSCA DEL CABALLO LOSINO

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Hoy partimos de la ciudad de Medina de Pomar y recorreremos cerca de 160 Km. Por diversos puntos de interés artístico y natural: excelentes ejemplos del románico, espectaculares saltos de agua, restos de la civilización romana, frescos bosques de hayas, bellos conjuntos de arquitectura popular y otros lugares de interés histórico. Y con un poco de suerte, en las laderas del valle de Losa podremos observar algún ejemplar del amenazado caballo Losino.

Medina de Pomar encierra en el interior de sus murallas un excelente ejemplo de conjunto artístico.
La silueta de la ciudad destaca por el emblemático Alcázar de los Condestables, hoy transformado en museos de las Merindades. Al pasear por sus estrechas calles descubriremos el Ayuntamiento, la iglesia de Santa Cruz y el monasterio de santa Clara. En el casco urbano abundan las casas con elementos nobles.

Torres destaca por su caserío e Iglesia.

La Cerca conserva su antigua iglesia con ábside románico, el antiguo Palacio de los Hierro-Salinas y otras casonas.

Salinas de Rosio, es una antigua villa romana conocida por la explotación de sus salinas y sus casas populares.

Si deseamos caminar, nos podemos acercar hasta la curiosa lobera de Perex.

En San Pantaleón de Losa nos llamará la atención el estratégico emplazamiento de su ermita románica, en lo alto de una peña con forma de barco.

San Martín de Losa es una localidad agraria cercana a las ruinas de una olvidada villa romana.

Fresno, núcleo del valle de Losa rodeado por cultivos de patatas, destaca por su bolera cubierta.

Villalba de Losa, cuna del fundador de Buenos Aires, Juan de Garay, conserva parte de su muralla.

En el centro hayedo del Monte de Santiago, declarado Monumento Natural, se encuentra Fuente Santiago. Desde Allí podremos pasear hasta el espectacular salto del Nervión. Pocos días del año tendremos suerte de ver caer agua, pero para aquellos que no tengan vértigo, vale la pena acercarse hasta el desafiante mirador.

Pasamos junto a la interesante torre la Berberana y nos adentramos en Álava.

Llegamos a Valpuesta, antigua sede episcopal que aun mantiene en pie su colegiata, y junto a ella bellos edificios residenciales y defensivos. Las estrechas calles del núcleo rural de San Zadornil, nos llevan a su iglesia románica.

Muy próximo: en Centro de interpretación del alavés Parque Natural de Valderejo. En Quintanilla de Ojada, una breve parada es valida para contemplar su puente medieval.

Criales es un armonioso conjunto rodeado por un extenso pinar. En el Jerea, otro esbelto puente. La ruta es muy larga. Desde Criales podemos regresar a Medina de Pomar y dejar el resto para otro día.

Si continuamos, la ruta atraviesa un estrecho desfiladero formado por el Jerea. A escasos metros de Pedrosa de Tobalina, el rio Jerea forma un ancho salto de agua.

En Cadiñanos sentiremos tristeza al ver las ruinas del colosal Palacio de la Medina Rosales.

El emblema de Nofuentes, capital de la Merindad de Cuesta Urría, es el monasterio de Santa María de Rivas.

En Cebolleros nos sorprenderá el castillo de Las Cuevas, original construcción de cantos rodados de finales del siglo XX.
Ultima propuesta: la iglesia de Almendres, que presenta un pórtico románico muy interesante.



LA SOMBRA DE LA PEÑA

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

En este ameno recorrido podremos observar como el verde paisaje que caracteriza al Valle de Mena contrasta con los tonos ocres que dominan en el Valle de Losa. A lo largo de casi 145 km. seremos los testigos de la armonía existente entre los pequeños núcleos de población y un agradable medio natural.

Cascadas, casonas, torres o iglesias románicas completan la visita.

Partimos de Villasana de Mena. Destacan en la capital del Valle de Mena las calles de su casco urbano, donde localizamos el convento de Santa Ana, el palacio de Sancho Ortiz de Matienzo y la Torre de los Velasco.

Comenzamos el itinerario visitando el cuidado conjunto señorial de Artieta.

Nos adentramos en Álava antes de comenzar el ascenso del puerto de Peña Angulo. Desde Cozuela, un breve paseo nos acercará al idílico entono que rodea al santo de Peñaladros.

Desde la antigua carretera del puerto de Peña Angulo hay una bella panorámica.

Quincoces de Yuso en la capital del Valle de Losa y conserva en su casco urbano una torre, varias casonas y un sólido puente.
La carretera a Relloso está en muy mal estado. Se recomienda solo el acenso a quienes deseen pasear hasta el Túnel de la Complacera y el Pico del Fraile.

Las ruinas de una torre resaltan en Castrobarto.

La iglesia de Colina destaca por su portada.

En Tabliega podremos descubrir otro excelente ejemplo del arte románico.

Tras la visita a la iglesia románica de Bercedo regresaremos al Valle de Mena.

Tras descender el puerto de El Cabrio, llegados a Irús. Por su calzada ya pasaban los romanos hace muchos siglos.

Tendremos precaución al tomar el cruce que asciende al Santuario de Cantonad, preciado lugar para los meneses.

Antes de llegar a la torre medieval de Lezana, pasamos junto a otros núcleos de interés como Vivanco o Concejero.

Un entorno natural privilegiado eligió el río Cadagua para comenzar su viaje hacia el Cantábrico.

A la sombra de los Montes de la Peña se localiza la iglesia de Santa María de Siones, una auténtica joya del arte románico integrada en un excepcional paisaje.

Existen indicios de que por San Lorenzo de Vallejo, otra magnifica muestra del románico provincial, discurría una vía secundaria del camino de Santiago.

Si estamos cansados del largo recorrido, podemos dirigirnos desde aquí hasta Villasana y dejar para otro día el resto del itinerario por el Valle de Mena.

Rodeada por el característico paisaje menés de verdes pastizales y bosques, Villasuso exhibe buenas muestras de la arquitectura tradicional.

En el documento fundacional del antiguo fundacional del antiguo monasterio de Taranco, allá por el año 800, aparece escrita por primera vez la palabra Castilla.

Pasaremos por Caniego para a un lado núcleos como Hornes o Ribota. Antes de finalizar la ruta podemos ascender hasta el Pantano de Ordunte.