Las Merindades

Las Merindades

Sensaciones por descubrir
Mis favoritos
Burgos Origen y Destino

Camino Olvidado a Santiago

De montañas y cuevas
En torno a la Peña
Por el curso del Ebro

 

Muy transitado entre los siglos IX y XII, el Camino Olvidado está considerado, junto a los Caminos Primitivo y de la Costa, una de las rutas jacobeas más antiguas de las que se tiene constancia. Gran parte de su trazado discurre por los valles meridionales de la Cordillera Cantábrica, entre Bilbao y Villafranca del Bierzo (León), desde donde junto al Camino Francés ambos prosiguen a Compostela.
Debió ser muy utilizado hasta finales del siglo XI, cuando el impulso de  los reinos cristianos consolida la frontera con los musulmanes al sur del Duero y el rey Alfonso VI, conquistador de Toledo, promueve el Camino Francés de la mano de los monjes de Cluny.
Se trata de un camino lleno de tradición, con un patrimonio natural y cultural privilegiado, y una gastronomía sobresaliente; donde gentes sencillas y hospitalarias acogen al peregrino al final de cada etapa. Un camino trazado entre montañas, asentado sobre sendas ancestrales protegidas por torres y fortalezas, y amparado por las cumbres de las constantes incursiones sarracenas. Un viejo camino en el que la historia se plasma en túmulos, dólmenes y menhires, calzadas romanas, puentes medievales, recónditos castillos, venerados monasterios y hospitales de peregrinos. Donde paisajes de increíble belleza desvelan sus secretos en cada color, en cada matiz. Donde aún es posible emocionarse al contemplar la Vía Láctea, con el murmullo del viento en los árboles y el arrullo del agua.

 

Un precioso camino, olvidado por el tiempo; restituido, ahora, para el futuro.
¡Ultreia et suseia!


Pincha AQUÍ y accede a toda la información del Camino Olvidado a Santiago
 

 

Información práctica